Acabado que se consigue mediante un proceso de choque térmico. El flameado es un tipo de terminación que nos da como resultado una superficie ligeramente rugosa tipo “escama” y nos permite ver el color natural de la piedra, dotándola de una textura antideslizante. Es idóneo tanto para aplacados como solados.


 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies