Mampostería guillotinada

Allí donde la climatología es extrema, los materiales deben tener cualidades para resistir el paso del tiempo. En estas condiciones donde agua y hielo son habituales, lo idóneo es dotar a nuestras viviendas de una barrera natural, para tener una mayor estabilidad térmica.


Las mamposterías cumplen todos estos requisitos, son piedras y cuarcitas con espesores de 10 a 12 centímetros de fondo, con altos y largos libres y preparados para facilitar al máximo el trabajo de los canteros.


 

Trabajos realizados con mampostería guillotinada