Mampostería guillotinada

Allí donde la climatología es extrema, los materiales deben tener cualidades para resistir el paso del tiempo. En estas condiciones donde agua y hielo son habituales, lo idóneo es dotar a nuestras viviendas de una barrera natural, para tener una mayor estabilidad térmica.


Las mamposterías cumplen todos estos requisitos, son piedras y cuarcitas con espesores de 10 a 12 centímetros de fondo, con altos y largos libres y preparados para facilitar al máximo el trabajo de los canteros.


 

Trabajos realizados con mampostería guillotinada



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies